Es importante reconocer nuestra luz y también nuestra propia sombra. Todo forma parte de nosotros. ⁠ ⁠ Cuando negamos y reprimimos la sombra, por ejemplo en forma de ira, sale desbocada en el momento más insospechado o nos daña profundamente en nuestro interior.⁠ ⁠

La ira, además de ser una herramienta de protección, nos transmite información muy importante sobre nosotros y nuestras necesidades, pero esta emoción en desequilibrio puede resultar hiriente para nosotros y para quienes nos rodean.⁠ ⁠

Hoy te regalo una meditación para sanar tu ira, tanto si está en exceso como en defecto. ⁠ ⁠

Espero que te ayude en tu camino.⁠ ⁠

¡Abrazo de luz!

 

Pin It on Pinterest