Nuestra casa es nuestro espacio más sagrado, es refugio, protección, deberíamos sentirla como un rincón de paz y serenidad. Crear un altar en nuestro hogar nos va a ayudar a conectar con esa sensación, hoy os voy a explicar cómo hacerlo.

¿Qué es un altar?

Un altar es un lugar que nos conecta con la divinidad, con lo sagrado, nos pone en sintonía con la Tierra, el Cielo y con nosotros mismos.

¿Por qué es buena idea tenerlo en nuestra casa?

El altar es una fuente de energía positiva, que emana su luz y bendiciones a toda la casa, recargándola de buenas vibraciones.

Es ‘ese lugar’ especial que nos conecta con nosotros mismos y nos da paz.

¿Cuántos es recomendable tener?

Puedes tener los que quieras. Yo tengo el altar principal en el salón, que es donde más tiempo pasamos y otros dos en la entrada de la casa y mi habitación.

En la entrada de la casa, me parecía importante, puesto que recibe con buena energía a las visitas y es una manera de dejar claras las intenciones. ‘En esta casa sólo vibra la luz y el amor’. Este altar además lo tengo consagrado a la Abundancia, ya que esta estancia se corresponde con esa energía según el estudio de Feng shui que realizamos.

El altar de nuestra habitación, como es la estancia de descanso, es muy minimalista, con pocos objetos para evitar saturar y que sea muy limpio y transmita serenidad.

¿Cómo se hace un altar?

Primero de todo, es elegir los objetos que van a conformarlo, que deben ser Sagrados para ti, que tengan algún significado especial y te conecten con el amor, la luz y la alegría.

Lo habitual es que los 5 elementos estén presentes.

  • Tierra – Objetos de madera, una planta, una flor, piedras, cuarzos, elementos de la naturaleza (piñas, palos, piedras, frutos)
  • Aire – Incienso, campanas, fragancias.
  • Fuego – Velas, telas o piedras de colores fuego
  • Agua –  Un recipiente que la contenga
  • Éter –  Lo invisible, el vacío, aquello que hace posible lo demás. Puedes simbolizarlo con una imagen o figura de un ser de luz que te inspire.  Cualquier objeto que te transmita amor serviría.

Si así lo deseas puedes situar los objetos del altar en el punto cardinal que le es propicio energéticamente.

  • Norte – Tierra
  • Este – Aire
  • Sur – Elementos Fuego
  • Oeste – Agua

No hay reglas, así que haz caso de tu intuición, ella te dirá cómo configurar tu altar de la mejor manera para ti.

¿Cómo limpiarlo?

Eso sí, ten en cuenta que es importante que estos objetos están limpios física y energéticamente, si pones cuarzos o cualquier otro tipo de piedra asegúrate que su energía es correcta, puedes ponerlos bajo el chorro de agua del grifo visualizando cómo cualquier tipo de energía densa es arrastrada por el agua. También puedes ponerlos a cargar al sol o la luna (dependiendo de si las piedras son solares o lunares).

Siempre está bien quemar un Palo Santo y pasar su humo por todo el altar para terminar de limpiar cualquier energía que no esté en equilibrio en los objetos.

¿Cómo activar un altar?

Enciende una vela con la intención que le das a ese altar.

  • Que llene tu casa de luz y amor
  • Que lo proteja
  • Que sea una fuente de paz, serenidad, inspiración… lo que tu desees

Con cada meditación, rezo,  petición para tu mayor bien y el de los demás, con cada vela que enciendas tu altar se irá cargando de energía luminosa, cuanto más trabajes con él, mayor energía positiva proyectará sobre tu casa.

¿Te ha gustado la idea? ¿Probarás en tu casa? Si es así, por favor cuéntame tu experiencia.

Un abrazo y hasta pronto.

 

 

Mujer & Magia
  • Facebook
  • Pinterest
  • Gmail

 

RelatedPost

Pin It on Pinterest